Emmanuel Macron pide en Italia colaboración para frenar al COVID-19

Emmanuel Macron pide en Italia colaboración para frenar al COVID-19

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pidió hoy en la ciudad italiana de Nápoles colaboración conjunta a nivel europeo e internacional para frenar el avance del coronavirus, que solo en Italia, el país más afectado del continente, ha causado ya 650 contagiados.
Macron viajó a Italia para reunirse con el primer ministro, Giuseppe Conte, en el marco de la cumbre bilateral franco-italiana, y después ambos comparecieron ante la prensa.
El coronavirus nos preocupa a todos y la situación en la que nos encontramos tiene que ser gestionada con una colaboración conjunta a nivel europeo e internacional”, apuntó.
Macron ya había mostrado su preocupación en París este jueves, durante la visita a un hospital que trata a infectados con el COVID-19, y alertó de la inminente llegada de una epidemia que habrá que afrontar “de la mejor manera”.
En Europa el coronavirus está afectando especialmente al norte de Italia, donde se encuentran las regiones más ricas y productivas, pues Lombardía y Véneto, las más castigadas, representan juntas un tercio del producto interior bruto (PIB) italiano.
Con el bloqueo temporal de la actividad productiva en estas regiones como medida de prevención, Italia corre el riesgo de entrar en recesión, pues su economía ya registró en el último trimestre del año pasado una contracción del 0,3 % del PIB y se estancó en términos interanuales.
Por esta razón, la viceministra italiana de Economía, Laura Castelli, avanzó recientemente que el Ejecutivo confía en que Bruselas otorgue cierta flexibilidad al país en sus márgenes de PIB y déficit previstos para 2020.
Macron, al ser preguntado sobre esta cuestión, subrayó que Bruselas debe adaptarse a las situaciones particulares y mostrar “flexibilidad” en ciertos casos si es necesaria.
Por su parte, el primer ministro italiano opinó que los países europeos no pueden plantearse la posibilidad de suspender el Acuerdo de Schengen (de libre circulación de personas) porque causaría a Europa “un daño económico irreversible”.
En la misma línea se mostró el presidente francés, quien dijo que la Organización Mundial de la Salud no recomienda el cierre de las fronteras y que cada decisión nacional será adoptada en base a indicaciones científicas.
Conte también citó otros temas que abordó con Macron, como los flujos migratorios hacia Europa procedentes de Libia, e indicó que ambos países están de acuerdo en que es necesaria una colaboración intensa a nivel europeo para gestionar el problema.
Italia está a favor de hacer cumplir el embargo de armas a Libia, dijo Conte, para garantizar “un futuro de paz y prosperidad que el pueblo libio espera desde hace años”.
Conte y Macron también hablaron de la guerra en Siria, de las tensiones con Irán y en la zona del golfo Pérsico, del marco financiero plurianual de la Unión Europea para el periodo 2021-2027 y de la futura relación de los Veintisiete con el Reino Unido, tras su abandono al club comunitario.
De forma paralela, se reunieron en Nápoles el ministro de Desarrollo Económico italiano, Stefano Patuanelli, el ministro de Economía italiano, Roberto Gualtieri, y su homólogo francés, Bruno Le Maire, quienes abordaron cuestiones como la competitividad empresarial y la aplicación de nuevas tecnologías a los procesos de producción, según un comunicado del Ministerio de Desarrollo Económico de Italia.
Debatieron sobre otros temas como la necesidad de que los Veintisiete implementen una reforma de las reglas de competencia, con el fin de proteger el mercado interno de la competencia desleal de los principales actores internacionales; pero también de investigación, innovación, desarrollo sostenible y la protección del empleo y de las pequeñas y medianas empresas.